¡No más registros! Hola Lifestream

El 25 de Junio de 2009 Steve Rubel, autor de Micropersuasion, dejó de publicar en su blog para introducirse de lleno en el Microbloging, lo llamó The Steve Rubel Lifestream. Un lugar donde publica vídeos, datos, observaciones, links… Una forma de publicación que se adaptaba mucho mejor a su forma de publicar. Colgar todo aquello que veía interesante con unas pequeñas observaciones.

No hace todavía una semana desde que se anuncio que Facebook había comprado FriendFeed, una plataforma de Lifestream.

Qué es el lifestream

El lifestream de un usuario es una colección y organización de todas las acciones que los usuarios realizan en cualquier medio social. De esta forma mi lifestream, por ejemplo, recoge todo lo que hago en Twitter, Facebook, Posterous, Delicious, Google Reader, lo que publico en mi blog, etc.

Particularmente utilizo plataformas como FriendFeed como agregador a través del cual puedo realizar búsquedas sobre los contenidos que han citado o recomendado mis contactos. De esta forma los resultados no dependen de algoritmos matemáticos sino de recomendaciones.

lifestream_persona

Más allá de la actual percepción del lifestream (entrando en materia)

Pero me sorprende el poco partido que se le está sacando al lifestream. No me refiero a que la gente utilice poco FriendFeed u otro servicio de lifestreaming sino a que nos da mucha más información y en ciertos casos bastante más útil que el típico registro cuya única pretensión es llenar una tórrida base de datos.

“Sustituir” el registro clásico por uno mucho más breve con lifestream puede ser muy interesante:

  • Se consigue una enorme cantidad de información de cada usuario que se actualiza constantemente.
  • No tienes que competir con nadie para conseguir perfiles activos de los usuarios.
  • Almacenando y analizando el contenido generado se pueden detectar tendencias.
  • Se puede estudiar la capacidad de influencia de los usuarios.
  • No se consigue el correo electrónico pero sí los “nuevos emails”, herramientas con una capacidad de comunicación similar, las cuentas en Social Media.

Pero es especialmente importante es el hecho de no tener que mover al usuario de su ecosistema habitual. Tratar de competir con Facebook, Twitter o la red social profesional habitual de tus usuarios es una batalla casi perdida, más aun cuando en esto no consiste tu actividad habitual. Muchas veces podemos consumir más recursos y esfuerzos en intentar traernos la actividad de los usuarios a nuestro espacio. Cuando ni a los usuarios les supone un beneficio, y a nosotros no nos aporta gran cosa que no podamos conseguir a través de un lifestream.

Interacción infantil

Los productores de Barrio Sésamo dedicaron mucho tiempo y esfuerzo en estudiar cada una de las escenas, tramas y fórmulas visuales que mejor captaban la atención de los niños y las estructuras narrativas que conseguían un mejor índice de comprensión y recuerdo. Las conclusiones eran realmente interesantes, pero no son el objeto de este post. Sin embargo sí lo es un apunte que me llamó mucho la atención.

Son tres cosas muy sencillas, pero que permiten reflexionar sobre como utilizar las nuevas tecnologías para comunicarnos los los más pequeños, esos nativos digitales que nos ofrecen nuevos retos y lenguajes de interacción.

  • Cuando la Rana Gustavo hablaba a cámara, charlando con los niños, estos contestaban a la pantalla como si de un interlocutor más se tratara.
  • En el diálogo entre pantalla y niño existen silencios reflexivos perfectamente intencionados para que los niños puedan pensar sobre su conversación.
  • Por último, cuando la Rana Gustavo enseñaba las letras y los números solía dibujarlos con el índice sobre la pantalla, los niños respondían extendiendo la mano imitando a la Rana.

Como decía, hay mucho por estudiar en este terreno. ¿Cómo podemos utilizar los mandos de la Wii, las pantallas táctiles, etc. para comunicarnos/enseñar a los niños? ¿Y aplicar estos a las comunidades virtuales infantiles?