Categorías
Diseño Usabilidad

Es un hecho, hay que diseñar a 1024×768

mac_monitor.JPGAunque las webs de los diarios ya habían dado el primer paso, hoy la columna de Jakob Nielsen pone el sello definitorio, hay que diseñar para pantallas con una resolución de 1024×768. Lógicamente no todo podía ser tan simple, en usabilidad nunca lo ha sido.

Nielsen establece tres reglas que deben cumplir estos diseños:

  • No diseñar solo para una resolución de pantalla
  • Diseño líquido. Nielsen recomienda diseñar para una resolución mínima de 800×600 (17% de los usuarios) y una resolución máxima de 1280×1024 (ó más, 18% de las pantallas).
  • Optimizar para 1024×768 (60% de las pantallas usan actualmente esta resolución).

Optimizar para una resolución consiste en mostrar la información deseada en la pantalla sin necesidad de usar el scroll, controlar la legibilidad en las resoluciones alternativas y que la estética sea adecuada en cada caso.

Caso aparte es el diseño para móviles, por mucho estandar que se utilice. Y bien de acuerdo que estoy.
Otros temas interesantes que me gustaría comentar en alguna ocasión, y que comenta Nielsen en el artículo, son las reflexiones que hace sobre el aumento de la productividad según la resolución de la pantalla y las consecuencias que tendrá en el diseño el uso de pantallas grandes en pocos años.

0 respuestas a «Es un hecho, hay que diseñar a 1024×768»

El mismo es que que quiere que se piense en las dos cosas, ya lo dice en este artículo. Lo que le parece triste es que un usuario que acceda a tu web desde un dispositivo móvil, tenga que conformarse con el aspecto que generen los estándares, y no tener su propio diseño.

Nielsen tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, sus provocaciones y pantomimas de payasete, pero no deja de ser una referencia en el mundo de la usabilidad. Y como siempre, lo académico va por detrás de la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.