La publicidad online y Lainformacion.com

Llevo semanas con este post en la cabeza y aun con tanto tiempo no soy capaz de expresarlo con la claridad que me gustaría. Tres son los elementos que se juntan en este peligroso cocktail: el cierre de ADN.es, el inminente nacimiento de Lainformación.es y la ineficacia del banner. Voy a intentarlo.

Que ADN.es con 1,5 millones de usuarios únicos mensuales no sea capaz de subsitir con un modelo de negocio sustentando en la venta de espacios publicitarios, banners básicamente, es una grave realidad. Se mezcla la nula eficacia de los banners (una guerra personal declarada hace mucho tiempo), la necesidad de los diarios online al aumento incesante de posiciones donde colocar banners y el tratar, en perjuicio de la eficaz experiencia del usuario, a aumentar el número de páginas vistas por usuario. Al final todo se resume en un inventario de impresiones disponibles que se cubrirán en ciertos casos en función del viaje que seas capaz de ofrecer a algunas agencias de medios.

Charlando el otro día con un grandísimo amigo, hablábamos de la estrategia publicitaria de Cuatro, como busca la integración y adecuación de los contenidos y la publicidad, aunque  la forma de hacerlo en ocasiones sea discutible. Sin duda el principio de que la publicidad es información cuando se presenta en el formato, momento y circunstancia adecuados es válido, tanto que en es uno de los principales objetivos de las empresas en los medios sociales. También es una premisa malinterpretable, solo hay que echar un vistazo al paronama.

El caso es que con el próximo lanzamiento de Lainformacion.com se me pone cara de iluso y ciertos deseos se me sugieren para rescatar la publicidad online como se entiende hasta hoy. Ya que tienen un colchón económico interesante y, se presupone, que serán un medio de referencia pido lo siguiente:

  • Como soporte publicitario.
    • Se preocupen por la eficiencia de lo que sus anunciantes.
    • Olviden el CPM (coste por cada mil impresiones) y apuesten por el CPA (coste por acción).
  • Como creadores de contenido.
    • Permitan asociar contenidos nuevos a marcas.
    • Que cada artículo o sección sea un soporte publicitario (¿patrocinio?) individual a coste fijo.
  • Como poder sobre la opinión pública.
    • Que la agenda informativa no esté determinada por los poderes sino por los usuarios.
    • Que el UGC (contenido generado por el usuario) no sea una etiqueta, sino una realidad que afecte, al menos, en la agenda.

Sé que pedir es gratis y que las nóminas no lo son. Pero teniendo un colchón como el que tienen y viendo como el resto de medios se unen al más puro estilo resistencia  Troyana, es una posibilidad interesante tratar de cambiar el paradigma publicitario de un medio informativo online porque seguro que una noche de estas explotará el huevo de las gallinas de oro.