Social media y negocio: presencia, estrategia y analítica

Ya tenemos Facebook y Twitter llenos de gente, y ahora, ¿qué hacemos con ellos? Gastamos mucho dinero y recursos en en llenar las redes sociales de Fans para nuestras marcas y con esta pregunta empezaba Marc Cortés en “Internet es tuyo”.

Parece que las empresas que se toman medianamente en serio las redes sociales ya no son una minoría. Pero ahora tenemos que hacer hincapié en los siguientes pasos.

Tenemos presencia pero no tenemos estrategia

Se pone en evidencia en el post de Tristán Elósegui que las empresas están en redes sociales pero sin una estrategia definida. En estos casos se suelen cometer tres errores importantes:

  • Gastamos imaginación, recursos y dinero en llenar de fans las redes sociales pero sin saber qué queremos que hagan con nosotros.
  • Buscamos crear un nuevo escaparate con el que bombardear a todos los pobres que se unen a mí con mis ombliguismo crónico.
  • Improvisamos “lo que funciona” con destellos de un “éxito” que distorsiona la imagen de nuestra marca en post de mejorar los datos cuantitativos mas evidentes.

¿Y cuál es la clave para crear una buena estrategia en Social Media? En Secuoyas siempre hemos trabajado analizando la marca y el negocio para  identificar las necesidades y valores que unen a la empresa y a su público, y a partir de ese nexo definir el servicio que se puede ofrecer a través de social media.

Tenemos estrategia pero no tenemos negocio

El siguiente punto, que últimamente me encuentro a diario, para empresas que tienen una estrategia definida es ¿y ahora qué? Dicen, me creí aquello de que social media no era para vender, pero ahora que tengo 1.000.000 de fans qué… Habitualmente el problema viene de que no están midiendo las cosas correctamente, es decir, no se están haciendo las preguntas adecuadas y por tanto la actividad que se desarrolla dentro de Social Media es superflua y estéril, está mal enfocada.

Cuando hacemos analítica en social media hay que analizar lo que pasa a tres niveles:

  • Nivel de negocio: ¿Cómo evoluciona el objetivo principal de todo el negocio? Sabemos que es muy difícil que influyamos en él directamente a través de social media pero debemos vigilarlo. Al final todo suma y nuestra actividad acabará influyendo. ¿Qué porcentaje de conversión a este objetivo se produce directamente desde social media? ¿Cómo evoluciona?
  • Nivel de proyecto: ¿Cuál es el objetivo principal de toda nuestra estrategia en social media? ¿Qué indicadores recogen el éxito o fracaso de la actividad que desarrollo? ¿Qué evolución vemos? Aquí somos plenamente responsables de lo que ocurra, toda la estrategia multicanal se dirige en un sentido, ¿cómo lo mediremos?
  • Nivel de canal: Dentro de cada canal, de cada medio, cómo conocer su éxito y evolución. Por el momento en social media existe un crecimiento orgánico, es decir, que poco pero “crece solo”. ¿Mi crecimiento es mayor o menor que la media de mi evolución? ¿Debería serlo? ¿Qué indicadores son los que tienen que crecer a ese ritmo? ¿Cuál es el objetivo último de cada uno de mis canales?
Haz clic para ampliar la imagen

Y por qué no tienen blog…

Durante la semana pasada se ha hablado mucho sobre el estudio de NCA sobre la penetración de los blogs corporativos en las empresas españolas. Sin embargo nada se dice del porqué. Esta es mi visión del asunto, pero que sirva de algo.

El caso

Según el estudio el 70% de las empresas españolas no tienen blog y “solo” el 27% de los empresarios españoles utilizan los blogs de forma activa. Lo que la nota de prensa refleja es que prefieren estar en las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter, por el carácter bidireccional que ofrecen y que no consigue los blogs corporativos. Estos utilizan estas redes para enviar sus noticias y novedades y así conversar.

No enseñamos a contar historias de empresa

Sin duda es mucho más fácil arrancar espacios en redes sociales que construir un blog para una empresa. Todas ellas tienen departamentos de comunicación o agencias que pueden gestionar estos espacios con material propio sin problemas. Se les da un toque de buen rollo para que esas marcas parezcan personas simpáticas y agradables, hechas un vistazo de vez en cuando a replies y mensajes y listo.

El blog de empresa requiere mucho más que la información que se generan habitualmente  los departamentos de comunicación. Son medios a los que el tiempo real no les afecta tanto y por tanto requieren mucha más disciplina interna, pero sobre todo requieren de una historia que contar. Un delgado hilo invisible que dirija hacia las ideas, estilos de vida o huella que la compañía quiere dejar en su público.

Dejar de hablar de… y empezar a hacer con…

Creo que es responsabilidad de las agencias el ayudar a las empresas a poner sobre la mesa cuales son sus preocupaciones más relevantes en lo que a la relación con su público se refiere y sobre ello establecer una serie de retos que los medios sociales puedan ayudar a resolver. Habitualmente se finaliza el proceso con una serie de misiones que cumplir, de fines que conseguir.

Con estos fines claros seleccionar temas, generar contenidos, establecer conversaciones, elegir a personas y colocar todo esto en calendarios de planificación se consigue de una forma mucho más sencilla. Pero lo más importante es que se fijan unos objetivos que están más allá de lo que la empresa hace, pero que sin embargo son la esencia misma de esta. Nos centramos, por decirlo de algún modo, en la parte trascendental de la compañía.

Solo así las estrategias de Social Media Marketing adquieren un carácter estratégico y su éxito no se mide por el número de fans, mentions, replies o cualquier tipo de contador que se nos ofrezca.