Community Managers… ¿Especialización?

Hay muchos Community Managers en cientos de agencias repartidas por toda España trabajando para otros tantos clientes. Algunas empresas-cliente, las más avanzadas, tienen a una persona del departamento de comunicación y/o marketing encargada de las labores de gestión y comunicación en medios sociales. ¿Cualquiera de estos community managers puede ser el de mi empresa? ¿Aunque tenga mucha experiencia? Creo que no.

Cada empresa, podríamos incluso decir que cada acción en medios sociales, tiene una comunidad específica a la que detectar para conversar y movilizar. Estas comunidades tienen a su vez personas de referencia, sus espacios específicos de comunicación, sus usos y costumbres, sus eventos, sus tiempos de inserción en la microsociedad creada… Es lo que Seth Godin llama Tribus, pero en esta ocasión solo hablamos de detectarlas y trabajar con ellas. Crearlas sería algo mucho más arduo.

Para trabajar de manera eficaz dentro de estos ecosistemas sociales temáticos es necesario algo más que tener determinadas habilidades comunicativas, conocimiento sobre las relaciones en social media o capacidades de storytelling. Al final gran parte de trabajo que se desarrolla en Social Media Marketing se basa en la calidad de los contenidos que compartes y la capacidad de difusión de tu mensaje que tienen las personas con las que te relacionas. Para ello suele ser necesario respecto y autoridad en los círculos sociales objetivo.

Si buscamos paralelismos con el mundo periodístico, también se especializan en cultura, política nacional o internacional, economía, etc… ¿Qué crees? ¿Es necesario velar por la especialización de los community managers?

IMG: Shavar Ross

Empleados y Medios Sociales – Social media guidelines

En los últimos meses The Washintong Post, Intel, IBM, eBay, BBC… decenas de empresas y organizaciones, han redactado unas recomendaciones en el uso de blogs personales, redes sociales, twitter y otros medios sociales. Parece una necesidad, y efectivamente creo que lo es.

Leyendo los documentos con detalle encontramos que los “Social Media Guidelines” responden a dos concepciones bien distintas de la empresa y el papel de los empleados en los social media:

El talento como algo propio que no debe dispersarse. Es el planteamiento bajo el que se escriben la mayoría de los libros de estilo de los grandes medios de comunicación. Por ejemplo la ESPN, canal deportivo norteamericano, prohíbe a sus periodistas crear o participar en webs deportivas o salirse del libro de estilo de la cadena cuando estén fuera del horario laboral. El New York Times recomienda tener cuidado con los amigos que añades a Facebook porque los periodistas tienen la obligación de ser imparciales y un mal amigo puede minar tu credibilidad.

El talento como parte de la experiencia de la marca. Las empresas con una orientación al cliente más marcada y que están inmersas en los nuevos medios conciben a sus empleados como facilitadores de relaciones y de negocio. En Intel, IBM, BBC las guías de estilo están más dirigidas a la enseñanza de sus empleados al correcto uso de los medios sociales para conseguir una mayor difusión y satisfacción profesional y personal.

Estos libros de estilo para medios sociales transmiten valores que radican en la naturaleza misma de la comunicación en redes sociales:

Valor y relevancia
En una conversación el valor de lo que compartes es lo que marca la diferencia.

Transparencia
Hay que identificarse como quién uno es, dentro y fuera del trabajo.
Distinguir entre la información y la opinión e interpretación personal.

Respeto
No hay que entrar en las provocaciones de los omnipresentes trolls
Qué límites impone el respeto, el saber estar y la ley.

Autenticidad y personalidad
Los intereses particulares ayudan a enriquecer la marca.

Inteligencia
La discreción, el secreto profesional y la ética.

Fotografía: FotoChesKa