Copyfight y su seguimiento

Ya sabéis que comento los eventos, generalmente, a posteriori. Ahora que contamos con abundante documentación, comentarios y crónicas sobre Copyfight, y aunque conocéis ya mis problemas con la cultura libre (1, 2), me estoy empapando de lecturas sobre el tema. Error 500 recomienda lo siguiente:

Y la biblioteca de cultura libre es una buena fuente de ampliación.

Ourmedia y “cultura libre”

El nacimiento de Ourmedia.org (Victor Abellón explica muy bien lo que es) levanta un debate muy variopinto (vease Tintachina). A mi me recuerda una vez más toda esa filosofía de la Cultura Libre.

Nunca he terminado de entender la llamada Cultura Libre o de los derechos que regula los Creative Commons. Me parece idealista. Evidentemente la generación de contenido (¿puede esto llamarse cultura?) se multiplicará de forma asombrosa. La recepción de dichos contenidos será difusa.

La cultura se convierte en una tarea, si no genera ingresos, a tiempo parcial o un simple hobby. Se descubrirán artístas que nunca podrán potenciarse al máximo, porque no recibirán nada a cambio de sus obras. Claro está, que si un buen fotógrafo publica sus fotografías en Internet, alguien puede ponerse en contacto con él para encargarle la ilustración de un libro de poesía. Pero ¿y si coge sus reproducciones con licencia CC? Perdemos oportunidades.

Lo mismo ocurre con obras literarias bajo estas licencias. ¿Escritores por encargo? Es la crítica que los literatos llevan haciendo durante décadas a los periodistas. De igual modo en el mundo del cine. ¿Qué es una película sin presupuesto? ¿vamos a vivir del cine de reciclaje o haremos réplica del arte basura y otras vanguardias actuales?

Por tanto, la cultura debe ser algo que pueda consumirse de forma libre, por supuesto. Pero es necesario que se creen procedimientos que permitan cierta calidad y continuidad en la generación de elementos culturales.

—-

He sido un poco tremendista, en algún momento escribiré mi propia contraréplica para equilibrarme un poco. Jeje.

Wikinews

Leo en e-Cuaderno:

El proyecto Wikinews, un portal informativo de contenidos abiertos, de la Fundación Wikimedia, ya cuenta con una versión en español (gracias, en parte, al decidido impulso de TintaChina).

Parece una curiosidad más, un recurso más de los que podemos encontrar en Internet. Pero no es así. Wikinews orienta la actualidad a la más pura concepción del tratamiento de la información on-line. Es actualidad, es libertad temática y libertad de opinión (si se utilizan los medios correspondientes para que se distinga de la información, en caso contrario es un medio de manipulación más). Además, el concepto de editar las noticias es muy importante también, porque permite avanzar en la información, recreando el dinamismo que debe caracterizar a la información on-line, pero siempre con rigor, por supuesto.

Pero en el rigor está el verdadero problema de este nuevo sistema. Quién escribe… pues no siempre gente cualificada. Porque, aunque estemos inversos en Aldea global, en la Era de la Información, o como queramos llamarlo, no todos pueden o deben escribir sobre cualquier tema.

Aun así, no deja de ser un avance hacía esa utopía libertina que presenta Internet. Por otra parte, y siguiendo esta misma línea, la iniciativa que en su momento presentó Google, con su Google News, fue el primer avance en este sentido. En este caso se nos ofrece la posibilidad de seguir, interpretar y comparar el flujo de información que se produce diariamente. Podemos definirlo como un canal para encontrar ese punto medio en el que muchos afirman que está la verdad (¿?).

Reflexiones sobre el Software Libre

Desde hace unos meses estoy muy interesado en todo lo referido al software libre. Me parece una gran iniciativa pero que presenta una serie de problemas comparables a la Anarquía.

El software libre, al contrario del Open Source, pretende la desaparición total del software propietario. Pretende que el mayor negocio del software fluya de la adaptación del software a las necesidades de la empresa en particular, aunque la venta de software libre no es nada extraño. Cierta razón tiene pero pienso… ¿Acaso las grandes empresas están dispuestas a invertir en proyectos de software que «chupan dinero» a más no poder para que cualquiera pueda adaptar ese software y revenderlo al precio que deseen? ¿Acaso alguna gran empresa invertiría en algo que una persona pueda comprar y revender a precio muchísimo menor y sin ningún tipo de restricción legal? ¿Acaso un desarrollador estará dispuesto a invertir cientos de horas de trabajo para crear una aplicación que no sabe si le reportará un beneficio real para vivir? ¿Acaso una sola persona tiene la capacidad de programación (en el sentido de planificación) cómo el de equipos de programadores de cientos de personas?

Este sistema está muy bien pensado para beneficiar al nivel medio del desarrollo (no creador) que generará grandes beneficios por esos retoques. Así no se estimula la creación de nuevo software.

El usuario final es el otro gran beneficiado a corto plazo, pues no debe gastarse miles de euros en licencias, pero si la creación de nuevo software muere… ¿Cómo se conseguirá abarcar las nuevas demandas de los clientes finales?

No sé, pero me parece mucho más interesante la convivencia entre software libre y propietario. Me parece mucho más interesante el software propietario con licencias de media apertura o de apertura limitada como ahora está utilizando Microsoft.