Y por qué no tienen blog…

08/30/2010

Durante la semana pasada se ha hablado mucho sobre el estudio de NCA sobre la penetración de los blogs corporativos en las empresas españolas. Sin embargo nada se dice del porqué. Esta es mi visión del asunto, pero que sirva de algo.

El caso

Según el estudio el 70% de las empresas españolas no tienen blog y “solo” el 27% de los empresarios españoles utilizan los blogs de forma activa. Lo que la nota de prensa refleja es que prefieren estar en las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter, por el carácter bidireccional que ofrecen y que no consigue los blogs corporativos. Estos utilizan estas redes para enviar sus noticias y novedades y así conversar.

No enseñamos a contar historias de empresa

Sin duda es mucho más fácil arrancar espacios en redes sociales que construir un blog para una empresa. Todas ellas tienen departamentos de comunicación o agencias que pueden gestionar estos espacios con material propio sin problemas. Se les da un toque de buen rollo para que esas marcas parezcan personas simpáticas y agradables, hechas un vistazo de vez en cuando a replies y mensajes y listo.

El blog de empresa requiere mucho más que la información que se generan habitualmente  los departamentos de comunicación. Son medios a los que el tiempo real no les afecta tanto y por tanto requieren mucha más disciplina interna, pero sobre todo requieren de una historia que contar. Un delgado hilo invisible que dirija hacia las ideas, estilos de vida o huella que la compañía quiere dejar en su público.

Dejar de hablar de… y empezar a hacer con…

Creo que es responsabilidad de las agencias el ayudar a las empresas a poner sobre la mesa cuales son sus preocupaciones más relevantes en lo que a la relación con su público se refiere y sobre ello establecer una serie de retos que los medios sociales puedan ayudar a resolver. Habitualmente se finaliza el proceso con una serie de misiones que cumplir, de fines que conseguir.

Con estos fines claros seleccionar temas, generar contenidos, establecer conversaciones, elegir a personas y colocar todo esto en calendarios de planificación se consigue de una forma mucho más sencilla. Pero lo más importante es que se fijan unos objetivos que están más allá de lo que la empresa hace, pero que sin embargo son la esencia misma de esta. Nos centramos, por decirlo de algún modo, en la parte trascendental de la compañía.

Solo así las estrategias de Social Media Marketing adquieren un carácter estratégico y su éxito no se mide por el número de fans, mentions, replies o cualquier tipo de contador que se nos ofrezca.