Fidelizar con el juego

Cada día estoy más convencido de la necesidad de profundizar en las aplicaciones del Juego para crear aplicaciones que no solo consigan visitas sino que acaparen la mayor atención posible. No podría aplicarse esto a las webs de «productividad», sin embargo en el resto es necesario crear mecanismos «extra» que enganchen al visitante.

Los puntos, las monedas creadas, el karma, son elementos de juego que ya comentamos en un post sobre teoría de juegos. Sin embargo cada vez hay más aplicaciones de la puntuación. Dos ejemplos recientes.

thesixtyone.gifThe Sixty One es una comunidad para descubrir grupos musicales que se ha convertido en una unas de mis páginas preferidas en las últimas semanas. Tiene dos características que han hecho que abandone iTunes: es posible navegar por la página sin que se corte la lista de reproducción y utiliza maravillosamente bien la puntuación.

Todos los usuarios registrados tienen una puntuación inicial. Esos puntos sirven para votar por artístas. El voto será más caro cuanto menos conocido sea el grupo dentro de la comunidad. Así si voto a un grupo no descubierto o que tiene solo 10 votos, apostaré la mitad de mis puntos (50 bumps aprox.). Si ese grupo tiene éxito ganaré más puntos cuanto menos conocido era en el momento en el que voté.

Los usuarios irán subiendo de nivel, lo que les permitirá votar más de una vez una misma canción y subir en los omnipresentes rankings de la comunidad. Además, existen mecanismos para ganar algunos puntos extra como acceder diariamente o escuchar canciones en el Rack, una galería de grupos poco votados.

La forma en que se utilizan la puntuación (convirtiendo los puntos en un recurso escaso) permite obtener un filtro excelente para conseguir grupos de calidad en la portada y una buena dosis de adicción para los usuarios.

hubdub_logo.pngOtro ejemplo es el recién estrenado Hudub, un lugar destinado a predecir noticias. Se plantean preguntas a partir de las noticias publicadas en prensa y los usuarios podrán predecir qué ocurrirá. Pero las predicciones son apuestas sobre el saldo en Hubdub Dollars que dispones. Así, según se hacen realidad o no tus predicciones y son votadas por los usuarios ganarás más H$.

¿Creéis útiles realmente estos incentivos?¿Conocéis más ejemplos?

Get Satisfaction. Una oportunidad para que las empresas entiendan qué es la conversación

Get Satisfaction es la prolongación transparente de los centros de atención al cliente y de soporte. Allí los usuarios pueden quejarse, sugerir y incluso unirse para hacer llamamientos a las empresas colectivamente. Pero lo que realmente aporta valor a la aplicación es que las empresas están invitadas a participar para resolver los problemas y conversar con los usuarios afectados; es más, podemos conocer cuantos empleados de las diferentes compañías están registrados en la comunidad.

satisfaction.jpg

Que las empresas entiendan en qué consiste La Conversación y sus beneficios más allá de las vistas es una tarea complicada cuando no se sabe de qué va esta nueva era de la comunicación. Sin embargo este tipo de aplicaciones pueden servir de ejemplo esclarecedor para muchos.

Para el resto de los mortales Get Satisfaction servirá para saber dos cosas: conocer los defectos un producto que tenemos intención de comprar e identificar las empresas que tienen un mayor compromiso con su cliente.

Amén a este tipo de proyectos.

Microsite viral + emailing + banners

¡Estoy harto de mediocridades!

Últimamente estoy leyendo mucho más de lo habitual sobre la actividad de las grandes agencias interactivas de nuestro país y la verdad son muy aburridas. Me refiero a esas grandes agencias consolidadas que tienen a grupos internacionales de comunicación detrás. Pero estoy más harto aun de sus clientes. No de esos que gestionan realmente los proyectos, sino de los que están detrás. Los de la pasta.

El 90% de los trabajos de todas estas agencias son repetitivos, pocos creativos, nada arriesgados y, sobre todo, muy poco rentables para el cliente final. Eso sí, mucho concepto y muy poco riesgo. Los resultados son tan predecibles, que los clientes no necesitan nada más. Quieren saber que una inversión de X es igual a Y vistas. Conocen la tasa de conversión estándar, y con eso se conforman.

Sin embargo cuando nos encontramos con un producto innovador, con muchas posibilidades de cambiar algún viejo paradigma, cuando presentamos propuestas novedosas, cuando aumentamos el riesgo un pequeño porcentaje para conseguir un ciento por uno todo se va a freír espárragos. Ellos quieren banners estándar, un microsite (que si pueden llamar viral mucho mejor) y un email marketing. Eso sí tendrán una tasa de conversión menor al uno por ciento. ¿Qué más da, no? Al menos sé lo que voy a conseguir… ¡En fin!

En un mes lanzaremos algo bastante novedoso, con un cliente al que le gusta el riesgo. Mejor dicho, sabe de que va esto de Internet, y disfruta con ello. Se arriesga sí, pero la última vez consiguió un impacto mediático valorado en más de 2,5 millones de euros. Algo así como 150 veces la inversión.

¿Conclusiones? Alguna podremos sacar. Lo que sí tengo muy claro es quien es el cáncer de toda esta situación. Las agencias/centrales de medios. Hablaremos de ello.

¿Y qué me decis de J.J. Abrams?