Solucionado el problema de la conversación distribuida

Parece que las cosas que tratamos aquí no caen en saco roto. Explico. Hace siglos en Tintachina se intentó buscar una solución a el problema que supone no tener localizados todos los comentarios que uno escribe por los cientos de weblogs que visita cada día. La conversación trascendió a otros lugares. Microsiervos creo Conversación Distribuida como una solución provisional, que sinceramente me parece horrorosa gestionar, pero ello pudieron hacerlo.

Ahora una de las noticias más relevantes del día (y más sitios) es el nacimiento de MyComments 1.0.

un plugin para WordPress que nos permitirá seguir nuestros comentarios en aquellos sitios donde lo hayamos dejado, siempre que lo tengan implementado en su sistema de WordPress. Para ello deberemos de facilitar nuestra dirección de correo en la web del plugin y nos genera un feed con el que agregar a nuestro lector habitual de feeds.

Aquí ya está instalado.

¡Sorprendenme! Pero no seas tan original

Un creativo, no importa de que ámbito, tiende a suplicar libertad en su creación. No quiere tener barreras que le impidan crear libremente el concepto que tiene en mente.

Debemos tener muy presente las profesiones relacionadas con la comunicación tienen un fin que es hacer llegar un mensaje y que para que cale debe ser sorprendente. Dentro de este saco entran todo tipo de profesiones: diseñadores, publicitas, guionistas, escritores, periodístas…

El usuario espera una serie de convenciones que debemos respetar. Una estructura, un lenguaje, un código, una trama, un concepto… Ante esto los creativos tienden a agobiarse (centrémonos especialmente en el diseño web) y a quejarse de que no se le deja aire que respirar.

Lo cierto es que un usuario puede reconocer las áreas fundamentales de un sitio, sirviendose de las convenciones y aunque no reconozca la lengua ni los caractéres que se utilizan.

Diario japones

Viendo esta imágen el usuario reconoce inmediatamente las áreas principales de trabajo. Reconoce sin esfuerzo que el rojo es la cabecera con y el primer nivel de navegación, el azul es el menú de navegación de segundo nivel, que el verde es el cuerpo principal de contenidos y que el amarillo es espacio para otros contenidos destacados.

areas

Estan convenciones son igualmente aplicables al famoso

que sustituye a cualquiera de los términos comprar, añadir a la cesta o cualquier otro sinónimo.

Las convenciones son un pacto de lectura que tienen dos funciones:

  • Dar al usuario una gran cantidad de información de un solo vistazo
  • Dar sensación tranquilizadora de familiaridad

Como venimos diciendo los diseñadores son bastante reación a utilizarlas y pretenden reinventar la rueda. Pero para reinventarla Steve Krug propone dos condiciones:

  • sustituirlo por algo tan claro y fácil de entender que no exista curva de aprendizaje (por tanto tiene el mismo valor que una convención)
  • que el valor que añada sea tan alto que merezca la pena la curva de aprendizaje

De ahí lo interensante de nuestra misión sea sorprender dentro de unas reglas en las que aparentemente todo está inventado.

La otra publicidad

Últimamente cuando vemos la televisión estamos demasiado atentos a los anuncios. Comparto piso con otros dos periodistas (bueno, lo serán en cuatro meses) y con un médico que hace las veces de muestra para nuestras discusiones. La cuestión es que nos mofamos constantemente de la publicidad tan cansina que se emite.

Sin embargo estamos encantados con otros anuncios que son diferentes, agradables y que esperamos con ilusión. Es el caso del nuevo anuncio de CocaCola Light. No he encontrado el spot en castellano. Este, argentino, es esencialmente igual aunque no tiene la emoción que desprende el locutor español…

Impresionante.

Qué contar del conocidísimo ya de Guinness con: Las cosas buenas se hacen esperar

Y para rematar descubro hoy en Bajo la línea y Gusanos Rosas una obra maestra.

Esta publicidad sí, por favor. Esta es la otra publicidad

Google a veces asusta

Esta mañana leía Google en 10 años de JJ Melero. Allí se hacían conjeturas sobre lo que podría suponer Google dentro de unos cuantos años. Después de las últimas noticias, es algo que conviene pensar.

En el blog de JJ hay comentarios de todo tipo… Pero hoy, navegando por una página que encontré por casualidad veo este anuncio…

Cómo es posible que sin que aparezca nada de Marbella o de la Costa del Sol… ninguna refencia geográfica en la web, Google conozca que puedo estar interesado en la Actualidad de Marbella. Soy de allí, pero no navego desde Marbella sino desde la otra punta de España, Pamplona. ¿Pura casualidad o saben demasiado?

Yo cada vez estoy más convencido de que Google, de nuestro mejor amigo, pasará a ser el peor enemigo. EPIC se cumplirá. Estoy seguro.

Adapta tu web para verla en el teléfono móvil

Google pone a nuestra disposición un sistema para poder ver cualquier página web en versión dispositivo móvil aunque no esté preparada para ello. Es la solución más sencilla, barata y eficaz de tener mobile version.

Solo tienes que hacer lo siguiente:

http://www.google.com/gwt/n?u=www.paginaweb.com

Ya sabes, si quieres ver SimDalom WyP desde cualquier sitio… http://www.google.com/gwt/n?u=www.simdalom.com/blog/

Vía Dirson. Visto también en Genbeta

Bases de la artuitectura de la información

Escribe Cesar Martín un artículo muy interesante con el título Arquitectura de la Información en el que analiza la prioridad de entender las necesidades del usuario y los objetivos del sitio web.

En los comentarios, Javier Cañada añade algunos enlaces a arículos excelentes que complementan lo presente:


Actualización (19/I/06): Long tail: la larga cola de un nuevo modelo de negocio

Orsari y la ficción en los weblogs

Mirta González de Bertotti por ErlichCuando mi capacidad de estudiar estaba llegando a su fin me enchufé a la pantalla para concretar un proyecto que me ronda la cabeza desde hace bastante tiempo. Fué así como en Google weblog de historias y en el octavo enlace encuentro Weblog de una mujer gorda. Me a entusiasmado por lo bien montado que está. Me he puesto a investigar y no sé si es por mi todavía poca dilatada carrera o porque, sin más, no me entero de la misa la media, conozco a Hernán Casciari.

El tipo es periodista y escritor y desde que llegó a España se metió en el mundo de los weblogs para practicar su escritura en español. Lo cuenta así en una entrevista concedida a Telecinco:

Cuando llegué a España en el año 2000 no podía escribir porque los regionalismos me tenían paralizado. Yo siempre había escrito como se habla en Argentina y me sentía incapaz de hacerlo a la manera española. Estaba claro que no podía hacer una novela dirigida al público español hablando de “vos”, pero tampoco me salía usar la palabra “tú”, porque ya desde pequeño, cuando en mi país leía libros impresos en España, el castellano que se habla aquí me parecía tremendamente forzado.

Así que estuve dos años callado, tratando de adaptarme a los códigos de aquí. Yo hago humor, y no se puede hacer humor si no se dominan totalmente los códigos. Mientras, descubrí que existían los blogs, y abrí uno en septiembre de 2003 como un chiste para mis amigos argentinos. Así nació la familia Bertotti, y fue entonces que me di cuenta de que determinados tipos de humor, determinadas historias, son universales.

Su andadura empezó con la Mujer Gorda y ha continuado con una gran cantidad de proyectos:

Este artísta que le da a todos los palos: Blogonovela (el clásico folletín pero a través de Internet), a la ficción, a las adivinanzas, a la mezcla de serie de televisión y weblog, a la mezcla de fotografía, poesía y tango… tiene un potencial creador que me ha abierto los ojos a ese otro mundo de la blogosfera que es más sencillo y quizás más autentico.

Cómo citaba hoy eCuaderno de Walter Kobylanski:

Los objetivos son sencillos: escribir cuando quiera, del tema que quiera, con comentarios abiertos o cerrados según me apetezca y despreocupándome de las modas y del “qué dirán” (lo que, por cierto, es una buena definición de bloguer).

Aunque para Hernan Casciari no tenga ninguna duda.

Descubrí en un artículo del Ciber País que existían los blogs. Mientras leía el artículo di por supuesto que todos los blogs serían de ficción, pero cuando me asomé a Internet a ver qué se estaba escribiendo en este formato nuevo, vi que no había nadie escribiendo cuentos, ¡que es lo más divertido!

Para leer más os dejo algunas entrevistas que están colgadas por ahí: